IRAK BAAZISTA

(BA´ATHIST IRAQ)     1968 – 2003

750px-Flag_of_Iraq_(1991–2004).svg

El Baathista Iraq, formalmente la República Iraquí, cubre la historia de Irak entre 1968 y 2003, durante el período del gobierno del Partido Baaz Socialista Árabe. Este período comenzó con un alto crecimiento económico y una creciente prosperidad, pero terminó con Irak enfrentando un estancamiento social, político y económico. El ingreso anual promedio disminuyó debido a varios factores externos y varias políticas internas del gobierno.

443px-Coat_of_arms_of_Iraq_(1991-2004).svg

El presidente de Irak, Abdul Rahman, fue derrocado durante el golpe de estado del 17 de julio liderado por Ahmed Hassan al-Bakr del Partido Baath, que anteriormente había ocupado el poder en 1963 y estaba dirigido principalmente por al-Bakr y Saddam Hussein. Saddam a través de su puesto como jefe de facto de los servicios de inteligencia del partido se convirtió en el líder de facto del país a mediados de la década de 1970 y se convirtió en líder 1979 cuando sucedió a al-Bakr en el cargo de presidente.

220px-Iraq,_Saddam_Hussein_(222)

ULTIMO PRESIDENTE SADDAM  HUSSEIN.

Durante el gobierno de al-Bakr, la economía del país creció y la posición de Iraq en el mundo árabe aumentó. Sin embargo varios factores internos amenazaban la estabilidad del país, entre ellos el conflicto con Irán y las facciones dentro de la propia comunidad musulmana chiita de Iraq. Un problema externo era el conflicto fronterizo con Irán, que contribuiría a la guerra Irán-Iraq.

saddam-hussein

SADDAM HUSSEIN.

Saddam se convirtió en presidente de Irak, presidente del Consejo del Comando Revolucionario, primer ministro y secretario general del Comando Regional del Partido Ba’ath en 1979, durante una ola de protestas antigubernamentales en Irak dirigidas por chiítas. El partido Ba’ath, que era oficialmente de carácter secular, reprimió duramente las protestas. Otro cambio de política fue la política exterior de Iraq hacia Irán, un país musulmán chiíta. El deterioro de las relaciones condujo finalmente a la guerra Irán-Iraq, que comenzó en 1980 cuando Iraq lanzó una invasión a gran escala de Irán.

jpeg

FOTOGRAFIA DE SADDAM HUSSEIN EN CAMPO DE FUTBOL.

Después de la revolución iraní de 1979, los iraquíes creían que los iraníes eran débiles y por lo tanto un blanco fácil para sus fuerzas armadas. Esta noción resultó ser incorrecta, y la guerra duró ocho años. La economía iraquí se deterioró durante la guerra y el país se volvió dependiente de las donaciones extranjeras para financiar sus esfuerzos de guerra. La guerra terminó en un punto muerto cuando se alcanzó un alto el fuego en 1988.

2cdd525361d5d1f216afc83c8fc011bd

PALACIO RESIDENCIA DE SADDAM HUSSEIN.

Cuando terminó la guerra, Iraq se encontraba en medio de una depresión económica, le debía millones de dólares a países extranjeros y no podía pagar a sus acreedores. Kuwait, que había aumentado deliberadamente la producción de petróleo después de la guerra, reduciendo los precios internacionales del petróleo, debilitó aún más la economía iraquí. En respuesta a esto, Saddam amenazó a Kuwait con que a menos que redujera su producción de petróleo, Irak la invadiría. Las negociaciones fracasaron y el 2 de agosto de 1990,  Iraq invadió Kuwait. La respuesta internacional resultante condujo a la Guerra del Golfo Pérsico que Irak perdió.

Perfume_Palace

PALACIO PERFUME.

Las Naciones Unidas (ONU) iniciaron sanciones económicas en las postrimerías de la guerra para debilitar al régimen baazista iraquí. Las condiciones económicas del país empeoraron durante la década de 1990, y en el cambio de siglo XXI la economía de Irak comenzó a crecer de nuevo ya que varios estados ignoraron las sanciones de la ONU. Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos inició una Guerra Global contra el Terrorismo y etiquetó a Iraq como parte de un “Eje del Mal”. En 2003, los Estados Unidos y las fuerzas de la coalición invadieron Iraq, y el régimen baazista iraquí fue depuesto menos de un mes después.

Sin título1

La oposición iraquí se manifestó en tres formas: guerra de guerrillas contra el régimen; actos de sabotaje o terrorismo; y la deserción del ejército iraquí o de las fuerzas paramilitares del país, como el Ejército Popular y Fedayeen Saddam.

Sin título

SELLOS CONMEMORATIVOS.

Las fuerzas de oposición más grandes tenían su sede en el Kurdistán iraquí, representado por el Partido Democrático Kurdo (KDP) y la Unión Patriótica de Kurdistán. Otras organizaciones que se oponían al régimen eran el Partido Comunista Iraquí (ICP), el Partido al-Da’wa (con sede en Teherán) y el Partido Umma (con sede en Londres). Un problema con la oposición iraquí fue la falta de alianzas entre grupos de oposición (aunque sí existían alianzas, por ejemplo, entre el PCI y el KDP).

Iraq_KM149_1Dinar_1980

MONEDA DE 1 DINAR CON LA EFIGIE DE SADDAM HUSSEIN – 1980.

Ba’athist Iraq, formally the Iraqi Republic, covers the history of Iraq between 1968 and 2003, during the period of the Arab Socialist Ba’ath Party’s rule. This period began with high economic growth and soaring prosperity, but ended with Iraq facing social, political, and economic stagnation. The average annual income decreased because of several external factors, and several internal policies of the government.

Figure-01

BILLETE DE 5 DINARES.

Vintage Iraq banknote with Saddam Hussein portrait

BILLETE DE 25 DINARES.

100-Dinars 1994

BILLETE DE 100 DINARES.

250-Dinars

BILLETE DE 250 DINARES.

President of Iraq Abdul Rahman, were ousted during the 17 July coup d’état led by Ahmed Hassan al-Bakr of the Ba’ath Party, which had previously held power in 1963 and was led primarily by al-Bakr, its leader, and Saddam Hussein. Saddam through his post as de facto chief of the party’s intelligence services, became the country’s de facto leader by the mid-1970s, and became de jure leader in 1979 when he succeeded al-Bakr in office as President.

uss

OPERACION TORMENTA DEL DESIERTO.

During al-Bakr’s de jure rule, the country’s economy grew, and Iraq’s standing within the Arab world increased. However, several internal factors were threatening the country’s stability, among them the country’s conflict with Iran and factions within Iraq’s own Shia Muslim community. An external problem was the border conflict with Iran, which would contribute to the Iran–Iraq War.

RETRO-GULF WAR-IRAQI ARMY-DESTRUCTION

MATERIAL DE GUERRA IRAKI TRAS LA LIBERACION DE KUWAIT.

Saddam became the President of Iraq, Chairman of the Revolutionary Command Council, Prime Minister and General Secretary of the Regional Command of the Ba’ath Party in 1979, during a wave of anti-government protests in Iraq led by Shias. The Ba’ath Party, which was officially secular in nature, harshly repressed the protests. Another policy change was Iraq’s foreign policy towards Iran, a Shia Muslim country. Deteriorating relations eventually led to the Iran–Iraq War, which started in 1980 when Iraq launched a full-scale invasion of Iran.

gulf1_2938940b

FUERZAS DE ESTADOS UNIDOS EN LAS AFUERAS DE DAMASCO.

Following the 1979 Iranian revolution, the Iraqis believed the Iranians to be weak, and thus an easy target for their military. This notion proved to be incorrect, and the war lasted for eight years. Iraq’s economy deteriorated during the war, and the country became dependent on foreign donations to fund their war effort. The war ended in a stalemate when a ceasefire was reached in 1988.

CbrhJI5WwAAWACN

ESTADO DEL YATE PRIVADO DEL DICTADOR TRAS LA GUERRA.

When the war ended, Iraq found itself in the midst of an economic depression, owed millions of dollars to foreign countries, and was unable to repay its creditors. Kuwait, which had deliberately increased oil output following the war, reducing international oil prices, further weakened the Iraqi economy. In response to this, Saddam threatened Kuwait that, unless it reduced its oil output, Iraq would invade. Negotiations broke down, and on 2 August 1990, Iraq launched an invasion of Kuwait. The resulting international response led to the Persian Gulf War, which Iraq lost.

LA_RAZON_337964_estatua-saddam

DERRIBO DE LA ESTATUA DE SADDAM HUSSEIN EN DAMASCO.

The Iraqi opposition manifested itself in three forms: guerilla warfare against the regime; acts of sabotage or terrorism; and desertion from the Iraqi Army or the country’s paramilitary forces, such as the Popular Army and Fedayeen Saddam. The largest opposition forces were headquartered in Iraqi Kurdistan, represented by the Kurdish Democratic Party (KDP) and the Patriotic Union of Kurdistan.

72929808

FIELES AL REGIMEN REZANDO EN LA TUMBA DE SADDAM HUSSEIN.

Other organisations who opposed the regime were the Iraqi Communist Party (ICP), the al-Da’wa Party (headquartered in Teheran) and the Umma Party (based in London). One problem with the Iraqi opposition was the lack of alliances between opposition groups (although some alliances did exist—for instance, that between the ICP and the KDP). This alliance led the ICP to move its headquarters to Iraqi Kurdistan, since their activities in other areas of Iraq were routinely repressed.

d


OTRAS DE MIS WEBS

CEUTA DESCONOCIDA: http://www.ceutadesconocida.wordpress.com